La ciudadanía de los países emergentes, la más preocupada por el cambio climático

Imagen de energelia

Esta es una de las conclusiones de un estudio realizado por la consultora Accenture, en el que afirma que la mitad de la población de los mercados emergentes no dudaría en cambiar de producto si con ello garantizara minimizar el daño al clima, actitud que sólo expresa un 24% de los ciudadanos de las economías desarrolladas.

 

{xtypo_dropcap}L{/xtypo_dropcap}a compañía global de consultoría de gestión, servicios tecnológicos y outsourcing Accenture, a través de su observatorio sobre el cambio climático (End Consumer Observatory on Climate Change), ha realizado un estudio basado en una encuesta realizada a 10.733 consumidores de 22 países de todo el mundo durante los meses de septiembre y octubre de 2008. Entre las conclusiones del informe, Accenture destaca que los consumidores de los países emergentes están más preocupados que los de los países desarrollados por los problemas que conlleva el cambio climático y son más proclives a adoptar medidas inmediatas. Así, explican desde la consultora, la crisis económica global no ha reducido la preocupación sobre este asunto, destacando el sentir del 53% de los habitantes de los mercados emergentes que se declaran "extremadamente preocupados", frente a sólo el 31% de la población de los países desarrollados.

 

{xtypo_quote_right}Si los gobiernos occidentales no actúan, la innovación en materia de cambio climático se trasladará a China, India y Brasil{/xtypo_quote_right}El estudio señala a su vez que también hay grandes diferencias respecto a la repercusión que el cambio climático tendrá en la forma de vida de los ciudadados de países emergentes y desarrollados: mientras el 56% de los primeros cree que le "afectará directamente", sólo el 28% de los segundos tiene esa opinión. Aun así, añade el informe de Accenture, el 70% de los habitantes de los países emergentes es optimista en cuanto a la posibilidad de resolver los problemas derivados de cambio climático, alcanzando este optimismo un 48% en los países desarrollados. Esta polarización de la preocupación y la confianza se refleja también en la predisposición a actuar. Algo más de la mitad de la población de los mercados emergentes no dudaría en cambiar de producto si esto garantizara minimizar el daño al clima, frente al 24% de ciudadanos que sostienen esta afirmación en las economías desarrolladas. Es más, el 61% de los ciudadanos de los países emergentes recurriría sin dudarlo a un proveedor de energía que ofreciera servicios con una menor emisión de carbono si existiera esta opción, frente a sólo el 30% de ciudadanos de los países desarrollados que lo haría.

 

Según Sander van’t Noordende, socio global de Resources de Accenture: "Si los gobiernos occidentales no actúan, la innovación en materia de cambio climático se trasladará a China, India y Brasil. Esto es un reflejo de la economía multipolar, pero el peligro está en que la actitud dominante en los países desarrollados demuestra un debilitamiento de la determinación y capacidad para hacer frente al cambio climático".

 

Cambio de hábitos 

La investigación de Accenture refleja la discrepancia en todos los países entre las intenciones y las acciones emprendidas para hacer frente al cambio climático. En 2007, el 89% de las personas afirmaba que estarían dispuestas a cambiar a empresas energéticas que ofrecieran servicios con un bajo nivel de emisión de carbono. Sin embargo, en 2008, sólo el 12% de las personas residentes en países en que era posible cambiar de proveedor lo había hecho. "El poder de los consumidores puede obligar a las empresas a ofrecer productos y servicios que hagan frente al cambio climático. Los proveedores de energía deben dar respuesta a la creciente demanda de servicios caracterizados por su bajo nivel de emisión de carbono, y los gobiernos deben posibilitar esta transformación con una política clara de incentivos. Las empresas de servicios públicos constituyen el eje del sistema y deben liderar las oportunidades que están tras la oferta de servicios rentables e innovadores basados en la baja emisión de carbono", afirma Luca Cesari, socio global de Utilities de Accenture.

 

El estudio está basado en una encuesta realizada a 10.733 consumidores de 22 países de todo el mundo durante los meses de septiembre y octubre de 2008. Los consumidores fueron entrevistados en Norteamérica (1.732), Europa Occidental (4.244), Japón y Australia (1.100) y en los siguientes países emergentes: Brasil, Rusia, India, China, Argentina, Chile y Sudáfrica (3.657 entrevistados). La muestra es representativa de la población general de los diferentes países, con excepción de los países emergentes, donde solamente se entrevistó a una muestra representativa de la población urbana.

shadow