Siliken sigue con su plan de restructuración y concentra sus operaciones de fabricación en Europa

Imagen de energelia

Siliken acomete un plan de restructuración en sus unidades de negocio productivas, comerciales y actividades de I+D+i para garantizar el compromiso adquirido con sus clientes, proveedores y el cumplimiento de sus obligaciones financieras.

La compañía inició su plan de restructuración a principios de año con el cierre de las fábricas de módulos en Casas Ibáñez (Albacete) y Ontario (Canadá). A estos ajustes se unen el reciente Expediente de Regulación de Empleo en su fábrica de Rafelbuñol (Valencia) y el próximo cese de la actividad de su planta de Tijuana (México), consolidando definitivamente sus operaciones productivas en Europa. De esta forma, toda la producción de módulos se desarrollará en las fábricas de España y Rumania.

 ” La situación del sector nos exige ser más eficientes en las líneas de negocio estratégicas, que son la fabricación y comercialización de módulos, tanto Tijuana como las líneas manuales de Valencia, y antes Canadá, no eran viables económicamente en el escenario de mercado actual. La estructura resultante nos permitirá mejorar la productividad y el nivel de servicio de nuestras fábricas garantizando, incluso en mejores condiciones, la atención de la demanda en todos los segmentos de mercado: Residencial, Comercial y Grandes Proyectos” ha puntualizado Carlos Navarro, presidente del Grupo.  

Navarro confía en que “con la implementación de este plan de restructuración, que concluirá a finales de este año con la revisión del resto de actividades, Siliken ganará en eficiencia y competitividad, asegurando el cumplimiento de los niveles de servicio con el cliente así como la calidad de nuestro producto. Esto catalizará nuestro crecimiento en USA y en el resto de países donde estamos presentes” 

 

shadow