Las renovables recortan su aportación en 2012 mientras suben el carbón y las emisiones de CO2

Imagen de energelia

Las energías renovables cubrieron el 31,8% de la demanda eléctrica en 2012, seis décimas menos que el 32,4% registrado en el ejercicio anterior, mientras que las emisiones de CO2 aumentaron un 10%, hasta 80 toneladas, según se aprecia en el informe anual de Red Eléctrica de España (REE) sobre el sistema eléctrico.

Este aumento de las emisiones responde no solo al menor peso de las renovables, sino especialmente a la mayor participación del carbón en el 'mix' eléctrico, en detrimento de otras tecnologías térmicas menos contaminantes como los ciclos combinados de gas.

El descenso anual en el peso de las renovables es el segundo consecutivo desde que en 2010 estas tecnologías alcanzasen el récord de contribución del 35,3%. Tras ese momento, la aportación ha bajado al 32,4% en 2011 y al 31,8% en 2012.

En el caso del año pasado, REE explica que la caída responde a un "acusado descenso" de la generación hidráulica, que produjo un 29% menos, y que pasó de aportar un 11,5% del total a un 7,7%. Esta circunstancia quedó compensada solo en parte por un incremento del 14% en la producción eólica.

Dentro del régimen ordinario, el carbón produjo un 25% más y elevó del 15,4% al 19,3% su peso en la cobertura eléctrica, mientras que las nucleares elevaron un 6% su actividad e incrementaron su participación del 21% al 22,1%. Los ciclos combinados produjeron un 24% menos y pasaron de aportar un 18,8% en 2011 a un 14,1% en 2012.


Un 38% más de co2 en dos años

El aumento de la generación con carbón provocó un incremento en las emisiones de CO2, hasta los 80 millones de toneladas. Esta cifra es un 10% superior a las de 2011 y un 38% superior a la de hace dos años.

De hecho, las emisiones de CO2 regresan a niveles comparables a los de hace cinco años. En 2008, el volumen total de estas emisiones ascendió a 88 millones de toneladas, que se redujeron un 16%, hasta 74 millones, en 2009, debido al descenso del consumo eléctrico y a la mayor participación de las renovables.

En 2010, y a pesar de un aumento de la demanda eléctrica cercana al 3% que hacía presagiar una posible recuperación de la economía, las emisiones de CO2 cayeron un 21% y se situaron en 58 millones de toneladas. Desde ese momento, han aumentado de forma acumulada, a pesar de que en 2011 la demanda de electricidad cayó un 1% y de que en 2012 lo hizo un 1,4%.


Más potencia instalada

Esta caída de la demanda en 2012, indica el gestor técnico de la red eléctrica, ha hecho que el consumo eléctrico se sitúe en niveles de 2006, lo que no ha impedido el aumento en la capacidad instalada del parque nacional, que acendió a cierre del ejercicio a 101.828 megavatios (MW), frente a 99.438 MW un año antes.

El incremento es fruto de la incorporación de 1.562 MW eólicos, hasta 22.573 MW; de 237 MW fotovoltaicos, hasta 4.298 MW; y de casi 1.000 MW termosolares, hasta el punto de que esta tecnología ha duplicado su potencia y ha pasado de 999 MW a 2.000 MW.

En 2012, se pusieron además en servicio 860 kilómetros de nuevas líneas de transporte, con lo que la red nacional alcanza un total de 41.369 kilómetros. La tasa de disponibilidad de los elementos de la red en la Península alcanzó el 97,79%, valor ligeramente superior al 97,73% de 2011.

EP

shadow