Greenpeace exige un futuro con renovables con un mensaje gigante desde las históricas líneas de Nazca

Imagen de energelia

En la madrugada de este lunes (hora peruana), activistas de Greenpeace de siete países han desplegado en letras gigantes la leyenda: "Tiempo de cambio: el futuro es renovable”, en el punto histórico conocido como las líneas de Nazca, en Perú.

El mensaje dirigido a los líderes mundiales y a los ministros reunidos en la vigésima cumbre del clima de la ONU, quienes fallan desde hace años en una actuación real contra el cambio climático, mientras que países como Filipinas, vuelven a ser azotados por un tifón y pagan el precio de su inacción.

A Filipinas ha viajado el director de Greenpeace Internacional, Kumi Naidoo, para ser testigo del tifón Hagupit: “Mientras que en Filipinas ocurría una de las evacuaciones más grandes de la historia, la primera semana de conversaciones en la COP20 ya demostró que las decisiones que se tomarán hacia el final de la cumbre serán insuficientes. Este es el tercer año consecutivo que la población de Filipinas se ve afectada por sucesos climáticos extremos, mientras la mayoría de los negociadores siguen sin tomar las medidas necesarias contra el cambio climático. Deben revertir esta situación y poner fin a la era de los combustibles fósiles para conducirnos a un futuro de energía 100% renovable”.

Activistas de Greenpeace de Brasil, Argentina, Chile, España, Italia, Alemania y Austria desplegaron un mensaje que puede verse desde el cielo, para honrar a los habitantes del desierto de Nazca, cuyos antiguos trazados en la superficie terrestre son uno de los puntos históricos de Perú. Se cree que una de las razones de su progresiva desaparición podría estar vinculada al fuerte cambio climático regional.

“Es innegable que la combustión de petróleo, carbón y gas está amenazando nuestro futuro. Debemos frenar a las empresas contaminantes que ponen poblaciones enteras en peligro, tal como está ocurriendo ahora en Filipinas. En 2015 y como parte de su compromiso climático, los gobiernos deben establecer que las ganancias de las principales empresas contaminantes se utilicen para realizar las inversiones necesarias para solucionar este problema", ha dicho Naidoo.

 

El tifón Hagupit es la tormenta más fuerte que ha golpeado el país insular este año. Se produjo el sábado por la noche y ya ha obligado al desplazamiento de cerca de 900.000 personas. Es la tercera vez en tres años que Filipinas se ve afectada por un tifón durante las conversaciones climáticas de la ONU; las anteriores fueron Pablo / Bopha en 2012 y Yolanda / Haiyan en 2013.

 

"Cada año las poblaciones sufren los peligrosos impactos del cambio climático”, ha recordado Tatiana Nuño, responsable de la campaña de cambio climático de Greenpeace España, desplazada a Lima. “Es el momento de responsabilizar a las compañías de combustibles fósiles que utilizan nuestra atmósfera como inodoro y garantizar que los principales países emisores se comprometan con metas ambiciosas para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero".

 

Algunos países emisores de gases de efecto invernadero como EEUU, China y los Veintiocho de la Unión Europea, presentaron a principios de este año sus planes para hacer frente a las crecientes emisiones. Sin embargo, estos planes no son suficientes para controlar el aumento de la temperatura en lo que se considera un nivel manejable. Greenpeace continúa exigiendo medidas audaces para forzar una rápida transición hacia un futuro de energía 100% renovable para el año 2050.

shadow