Ence gestiona casi 140 millones de árboles, que capturan 12,7 millones de toneladas de CO2 cada año

Imagen de energelia

Ence tiene en la actualidad casi 140 millones de árboles en las 115.000 hectáreas de eucalipto y bosque mediterráneo que gestiona. Del total de estas hectáreas, 85.000 son cultivos forestales y energéticos destinados a la producción de celulosa y de energía renovable con biomasa y otras 30.000 hectáreas son zonas protegidas, fundamentalmente matorral y bosque mediterráneo.

Todo ese conjunto de árboles consiguen capturar cada año un total de 12,7 millones de toneladas de CO2, lo que convierte a las superficies forestales gestionadas por Ence en verdaderos sumideros de carbono.

El modelo de gestión de Ence en la actividad forestal se asienta sobre tres ejes:

En primer lugar, superficies de cultivos forestales de eucalipto que se plantan, se cuidan y se cosechan para fabricar celulosa de alta calidad (la celulosa de eucalipto es muy apreciada y se ha convertido en un producto de primera necesidad en todos los hogares). Ence produce cada año 1'2 millones de toneladas de pasta de papel, de gran demanda en los países centroeuropeos, precisamente los que más rigor exigen a Ence en el cumplimiento de las normas medioambientales.

En segundo lugar, superficies de cultivos energéticos de chopo o eucalipto. Se trata de árboles que se plantan, se cuidan y se cosechan en un plazo más corto (unos tres o cuatro años), con el objetivo de generar biomasa con la que producir energía eléctrica renovable. Estas plantaciones de cultivos energéticos se desarrollan de una manera totalmente regulada y en zonas de cultivos agrícolas ya en desuso (fundamentalmente, maíz y tabaco) y en donde los árboles plantados por Ence precisan de menos recursos hídricos que los anteriores cultivos agrícolas y menos intervención de maquinaria. En este caso, el producto que se obtiene de ellos es la energía eléctrica, un producto de primera necesidad. En la actualidad, Ence dispone de 229 MW de potencia instalada en energía, suficiente para atender la demanda de energía eléctrica de una población de 1,6 millones de habitantes. Además, Ence ha diseñado el Plan de Energía 2011-2015 por el cual se plantea construir, en una primera fase, hasta 9 nuevas centrales de generación de energía renovable con biomasa. La primera de ellas, la de Huelva, ya se encuentra en construcción y ha conseguido un gran apoyo por parte del sector financiero, con el que Ence cerró la semana pasada el primer ‘project finance' de España para un proyecto de renovables con biomasa.

Por último, Ence cuenta con una gran superficie protegida de matorral y bosque mediterráneo, al que da diversos usos en función de su naturaleza: apicultura, corcho,..... Se trata de actividades cuya explotación permite el mantenimiento y la conservación de estos montes protegidos.

Valores de Ence

La gestión de Ence permite, como se ha señalado, generar productos de primera necesidad, la celulosa de alta calidad y la energía renovable. Pero, además, por su propia naturaleza, la actividad de Ence permite crear un importante caudal de empleo, fundamentalmente forestal y ubicado en zonas rurales, zonas sin cuya actividad podrían estar condenadas al abandono. En la actualidad, Ence genera, directamente o indirectamente, 11.220 empleos estables, de los cuales el 58% es empleo forestal en zonas rurales, el 40% es empleo industrial en las zonas de influencia de las tres fábricas de celulosa (Pontevedra, Huelva y Navia, Asturias) y un 2% es empleo corporativo.

La actividad forestal de Ence, fundamentalmente aquélla que se desarrolla en zonas de cultivos forestales y energéticos, permite, además, mejorar la salud de las superficies que gestiona, que están reguladas y ordenadas, limpias de maleza y sin vallar. Esta regulación y ordenación de la actividad forestal que Ence realiza en las superficies que gestiona, añadida a la limpieza de montes (que dotan también a las plantas de generación de energía con biomasa de residuos forestales), permiten disponer de montes saneados y de zonas en las que la propagación de posibles incendios y su mayor extensión se hace mucho más difícil.

Ence

shadow