La eólica pierde 25 empleos al día y se siente ante la "bola de partido" que decidirá su futuro

Imagen de energelia

La AEE replica a Soria que "no se puede tratar igual a desiguales", con rentabilidades similares a renovables, transporte y distribución

La energía eólica ha perdido 3.600 empleos en lo que va de año, o 25 puestos de trabajo cada día, y se siente en un "match point" en el que "la bola está suspendida en el aire" y a punto de determinar el futuro de un sector que "no sabe dónde caerá", aseguró el presidente de la Asociación Empresarial Eólica (AEE), José López-Tafall.

"Tras veinte años de inversiones y de haber liderado una industria puntera, nos encontramos mirando la bola, intentando averiguar dónde caerá", afirmó López-Tafall durante la inauguración de la Convención Eólica 2013, antes de asegurar que el sector "ya ha pagado por adelantado la factura" en los sacrificios contra el déficit de tarifa.

El presidente de la AEE lamentó la ausencia en la convención de un representante del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, notificada ayer a través de una carta en la que se aludía a la inminente aprobación de la reforma energética como pretexto para rehusar la invitación.

Pese a la ausencia de Industria, López-Tafall rechazó la idea lanzada ayer por el ministro José Manuel Soria de asimilar las rentabilidades razonables de renovables, transporte y distribución. "No se puede tratar igual a desiguales" y hacer esto puede incluso "crear problemas", dijo.

Junto a esto, describió la situación del sector, en el que se acaba de anunciar el cierre de otras nueve fábricas y de suspender la actividad de tres, y reclamó al Gobierno que apruebe un plan específico para la eólica que garantice "la vida tras la reforma".

Además, pidió que las mermas en los ingresos de la eólica fruto de los recortes para acabar con el déficit de tarifa sean "temporales" y "se puedan compensar en el futuro", una vez se haya recuperado el consumo de electricidad, que es a su juicio una de las principales causas del desajuste del sistema eléctrico.

También reclamó al Gobierno que, "al menos", consulte con el sector las normas que va a aprobar, aunque solo sea para corregir errores, y advirtió del riesgo de que España quede relegada a una posición anecdótica en un sector en el que ha sido líder mundial.

Pérdida de liderazgo

"Ya dijo Unamuno eso de 'que inventen ellos'" y "no hay nada que duela más que ver a países como Francia o Reino Unido intentando ocupar el hueco que les estamos dejando en el desarrollo de la eólica", aseguró, antes de considerar que, en un sector como este, "en tiempos de cambios es mejor no hacer mudanza".

"Los periodistas nos dicen que hay que salir de casa llorados, y respondemos que con estos números no podemos dejar de llorar", afirmó a continuación López-Tafall. El sector sufrió un recorte del 35% en sus ingresos en la anterior legislatura, medida que, pese a ser temporal, se ha prorrogado, así como la moratoria a nuevas instalaciones primadas y otras medidas.

López-Tafall aseguró que "la eólica ha sido castigada con tanta dureza que parece la responsable del déficit", cuando en realidad España es un "ejemplo" mundial de correcta integración y desarrollo de esta tecnología. "Incluso los que apostaron contra la eólica están ahora pidiendo que pague los errores del pasado, y ya hemos pagado con creces", añadió.

Déficit de tarifa

Frente al discurso de que la eólica es una de las causas del déficit de tarifa, el presidente de la AEE replicó que en 2012 esta tecnología generó el 17% de la electricidad y solo ingreso el 11% del total. "Lejos de esas burbujas que algunos detectan mirando con catalejo y sin ponerse jamás las gafas de cerca", señaló.

Junto a esto, destacó algunos de las fortalezas de la eólica, entre ellas su capacidad para reducir el precio del mercado eléctrico en 11,5 euros por megavatio hora (Mwh) en los primeros meses, o que en España es capaz de funcionar con el menor coste de Europa, solo por detrás de países con más recurso de viento, como Dinamarca o Suecia.

EP

 

shadow