Iberdrola y Eole-Res se adjudican en Francia 500 megavatios para el proyecto eólico marino de Saint-Brieuc

Imagen de energelia

Han creado la empresa conjunta Alas Marinas para desarrollar esta ambiciosa iniciativa, que incluirá la instalación de 100 aerogeneradores, de 5 MW de potencia unitaria, frente a la costa de la Bretaña francesa. Iberdrola y Eole-Res se han asociado en este proyecto offshore con las empresas francesas Areva, Technip, STX, Eiffage  y Neoen Marine. La iniciativa generará 2.000 puestos de trabajo y consolidará a Iberdrola como una de las empresas de referencia en el sector eólico marino, con una cartera de proyectos que supera los 11.000 MW.

El consorcio formado por Iberdrola y la empresa francesa Eole-Res ha recibido la concesión del Gobierno francés de los derechos exclusivos para la construcción y operación del parque eólico marino de Saint-Brieuc, de 500 megavatios (MW) de capacidad.

El Ejecutivo galo ha anunciado su decisión tras analizar todas las ofertas presentadas por varias empresas líderes mundiales en proyectos offshore, valorando especialmente el plan industrial basado en la creación de empleo y la fabricación local presentado por el consorcio liderado por Iberdrola.

El parque de Saint-Brieuc va a ser una de las instalaciones renovables más importantes del mundo e incorporará 100 aerogeneradores, de 5 MW de potencia unitaria. Estará ubicado frente a la bahía de Saint-Brieuc, en el departamento francés de Côtes d'Armor, a unos 20 kilómetros mar adentro.

Iberdrola, que comenzó a realizar estudios de viento y viabilidad en esta ubicación hace ya varios años, considera que se trata de una de las zonas con mejores condiciones en todo el mundo para instalar este tipo de proyectos de energía renovable.

Para el desarrollo del proyecto el consorcio ha creado la empresa Alas Marinas y ha contratado a varias compañías francesas líderes en energía offshore. Cabe destacar el impulso a la creación de empleo que va a suponer la puesta en marcha de esta infraestructura en toda la costa de la Bretaña francesa, con más de 2.000 puestos de trabajo de media durante los próximos años.

En concreto, la compañía Areva fabricará los aerogeneradores del parque desde su fábrica de Le Havre y se encargará también del mantenimiento de las turbinas. Por  su parte, Technip será la encargada de la instalación de los cables submarinos y STX y Eiffage construirán la cimentación y las plataformas donde se erigirán las turbinas. Por último, Neoen Marine realizará los estudios medioambientales, claves para una infraestructura de estas dimensiones.

El primer paso de este proyecto, que durará unos 18 meses, va a ser el análisis de las condiciones técnicas y ambientales del emplazamiento. Además, durante este período el consorcio deberá establecer con todos los usuarios de las aguas costeras de la zona un mecanismo de cooperación estable, con el objetivo de tomar las decisiones de forma consensuada entre todas las partes.

La puesta en marcha del parque de Saint-Brieuc va a consolidar a Iberdrola como la empresa de referencia en el sector de la energía eólica marina, con una cartera de proyectos que supera los 11.000 MW.

Ignacio Galán: “Se ha puesto en valor nuestra experiencia”

Ignacio Galán, Presidente de Iberdrola, ha señalado que “esta decisión pone en valor la experiencia de nuestra compañía y Eole-Res en el desarrollo de parques eólicos marinos, a la vez que supone el establecimiento definitivo de la industria offshore en Francia. No menos importante será la creación de 2.000 empleos directos durante la promoción y construcción del proyecto y de 140 puestos de trabajo fijos durante los 30 años de operación del parque, que sin duda constituirán un gran impulso para la economía de Bretaña y del noroeste de Francia”.

Esta concesión se enmarca en el proceso de licitación abierto el pasado año por Francia con el objetivo de instalar 6.000 MW eólicos marinos para 2020. La primera ronda de la licitación, para cinco proyectos cuya capacidad conjunta asciende a 3.000 MW, fue lanzada en julio de 2011 e incluía la construcción de hasta 600 aerogeneradores en cinco zonas costeras previamente identificadas por el Gobierno.

En el marco de su compromiso con los diversos tipos de energías renovables, Iberdrola desarrolla en la actualidad numerosos proyectos en el ámbito de la eólica marina. Para potenciar esta área ha creado una Dirección de Negocio Offshore, con sede en Escocia, que impulsa la paulatina puesta en marcha de las instalaciones de su cartera de proyectos, que ya suma más de 11.000 MW en todo el mundo.

La Empresa, a través de su filial británica ScottishPower Renewables, ha iniciado en Reino Unido, junto a la compañía danesa Dong, el desarrollo de su primer proyecto offshore, denominado West Of Duddon Sands. Cerca de 500 personas trabajarán en la construcción de este parque.

West Of Duddon Sands tendrá una potencia de 389 MW, suficientes como para atender el consumo de energía eléctrica de 300.000 hogares británicos, por lo que será una de las instalaciones de estas características más grandes del mundo cuando entre en funcionamiento, dentro de dos años.

Iberdrola ha completado el desarrollo de todo el proyecto y ha asignado a Siemens el suministro de los aerogeneradores, mediante la firma de un contrato valorado en cerca de 700 millones de euros. Además, ha encargado dos buques de última generación a dos empresas danesas, líderes en el sector naval aplicado a la energía eólica marina, para la construcción de la instalación.

En cuanto a los proyectos a largo plazo de Iberdrola en offshore, destaca el de East Anglia Array, que va a desarrollar en aguas inglesas junto a la sueca Vattenfall y que será uno de los complejos eólicos marinos más grandes del mundo, con una capacidad de 7.200 MW.

La instalación podría obtener los primeros permisos durante este año y empezar a construirse en 2015. La capacidad instalada prevista permitirá suministrar electricidad a cerca de cinco millones de hogares y dará empleo a cerca de 8.000 personas, reactivando la economía local de una forma considerable.

El área que abarcará esta nueva instalación es de cerca de 6.000 kilómetros cuadrados y una de sus principales ventajas es la de escasa profundidad de las aguas en donde irá instalada -un 97% del parque se encuentra a menos de 45 metros de profundidad-, algo fundamental para poder instalar parques eólicos marinos con la tecnología que se ha desarrollado hasta la fecha. Para alcanzar la potencia máxima prevista será necesario instalar entre 1.000 y 2.000 turbinas, en función de la potencia nominal de los aerogeneradores seleccionados.

Otros proyectos marinos internacionales

Esta iniciativa se suma a otras de la Compañía en Alemania, España y Reino Unido, que suman 2.500 MW adicionales. Entre éstas destaca Wikinger, un parque  situado en aguas alemanas del mar Báltico. La instalación dispondrá de una capacidad instalada de 400 MW y contará con aerogeneradores de alrededor de 5 MW de potencia unitaria. Iberdrola prevé presentar la planificación final de este proyecto a principios de 2014, con el fin de iniciar la construcción en 2015 y lograr exportar a la red eléctrica los primeros kilovatios en 2016.

Wikinger estará situado en la parte norte de la zona denominada Westlich Adlergrund, que las autoridades alemanas han designado como Área Prioritaria de Desarrollo Offshore, y dista unos 40 kilómetros de la costa más cercana, la isla de Rügen. La profundidad media del agua es de unos 39 metros.

Iberdrola

 

shadow