Gamesa ha cerrado el ejercicio 2013 con un beneficio neto atribuido de 45 millones de euros

Imagen de energelia

Este resultado positivo, junto a la mejora de los márgenes, consolida la vuelta a la rentabilidad iniciada a principios de año y confirma el sólido avance de las acciones puestas en marcha para convertir a la compañía en una organización más flexible, rentable y con menores necesidades de financiación, superando los compromisos establecidos para 2013 en el Plan de Negocio.

Actividad: ventas y cartera de pedidos.

Las ventas de Gamesa en el ejercicio alcanzan 2.336 millones, resultado de una menor actividad (-7,8%) y del impacto de la devaluación del real brasileño y la rupia india. Sin embargo, a pesar de este descenso, los márgenes de la compañía se incrementan.

El  volumen de actividad (1.953 MWe) cumple con el rango alto de las guías (1.800-2.000 MWe para 2013), a pesar de la  desaceleración del mercado chino y de Estados Unidos. Latinoamérica  (49%) se mantiene como principal motor de crecimiento de las ventas, seguido por Europa y Resto del Mundo e India, que contribuyen con un 24% y un 22%. La estabilización de la actividad a lo largo de 2013 registra un crecimiento en el último trimestre del año, una tendencia que se espera que continúe durante 2014.

La cartera de pedidos también mejora durante el ejercicio, con un crecimiento frente a 2012 del 54% en el cuarto trimestre de 2013 (878 MW), y sitúa el libro de pedidos en 1.802 MWe, lo que permite comenzar 2014 con una cobertura del 60%3 sobre el volumen de ventas propuesto para 2014 (2.200 MWe-2.400 MWe).

Por su parte, las ventas de la actividad de servicios de operación y mantenimiento alcanzan 365 millones, aportando un 16% a las ventas totales. En 2013, la flota promedio bajo mantenimiento ascendía a 19.657 MW.

Rentabilidad y fortalecimiento de balance. Punto de equilibrio operativo en 1.300 MW

Gamesa cierra el ejercicio 2013 con un beneficio operativo recurrente de 129 millones de euros, equivalente a un margen Ebit recurrente sobre ventas del grupo del 5,5% (vs. 1,7% 2012), por encima del rango previsto para el ejercicio (3%-5%).

La  rentabilidad de la compañía sigue creciendo, apalancada en el mix de proyectos, la sólida ejecución del programa de ahorro de costes fijos (ahorros de 119 millones vs. 2011), la optimización de costes variables y la contribución de la división de servicios, que alcanza un margen Ebit del 11,7%. Estas medidas han permitido reducir el punto de equilibrio operativo a 1.300 MW, un 35% inferior al de diciembre de 2012, generando una organización capaz de ser rentable en todo el ciclo.

Esta mejora de la rentabilidad, la estrategia de control del circulante (8,3% sobre ventas vs. 16% en 2012) y la focalización de la inversión operativa (110 millones), así como la nueva estrategia del modelo de parques, refuerza la solidez del balance y permite reducir las necesidades de financiación de Gamesa.

Por su parte, Gamesa cierra 2013 con una reducción de la deuda financiera neta del 15%, hasta 420 millones, equivalente a un ratio de 1,5x Ebitda, muy por debajo del ratio de 2,5x comprometido en las guías. 

Todas estas iniciativas junto con la generación de caja libre de 275 millones1 en 2013 permiten a Gamesa acometer su plan de negocio con financiación orgánica y la amortización del próximo tramo del sindicado sin necesidad de recurrir al mercado de capitales por refinanciación. 

Perspectivas y guías 2014

Gamesa prevé un crecimiento de la demanda global onshore de un 20% en 2014, apoyada en la mejora de la competitividad de la energía eólica, las necesidades energéticas de las economías emergentes y la recuperación del mercado americano.

En este contexto, con una mayor visibilidad sobre la actividad de fabricación y venta, perspectivas positivas para la actividad de operación y mantenimiento, adecuado posicionamiento y diversificación comercial y de producto de la compañía y evolución del libro de pedidos, Gamesa prevé un volumen de actividad para 2014 de entre 2.200 MWe y 2.400 MWe.   

Esta recuperación de la actividad junto con la continuación de las medidas de optimización permitirá a Gamesa alcanzar una rentabilidad operativa superior al 7% a moneda constante.

En 2014, Gamesa seguirá trabajando en el fortalecimiento del balance. La compañía prevé una inversión en línea con la realizada en 2013 (<110 MM), alineando la inversión a las necesidades del mercado, pero manteniendo la competitividad.

Esta evolución creciente tanto en volumen como en rentabilidad permitirá seguir avanzando en la creación de valor para el accionista, así como alcanzar la rentabilidad en todo el ciclo.

Además del desarrollo orgánico del Plan de Negocio, Gamesa avanza en su estrategia offshore a través del preacuerdo con Areva, que permitirá crear una compañía líder mundial en el negocio eólico marino.

shadow