Sistemas de almacenamiento energético, clave para la estabilización de la red eléctrica

Imagen de arturo

saft.gifEl almacenamiento de energía  a través de las baterías de litio-ión, Intensium Flex de Saft, se alza como factor clave para la estabilización de la red eléctrica, eliminando las posibles fluctuaciones y atendiendo a las demandas puntuales de energía que se producen en la red.

 

Los sistemas de almacenamiento de energía comienzan a tener cada vez mayor demanda, sobretodo en sectores como el eléctrico o el de las telecomunicaciones, ya que sirven para estabilizar la propia red ante posibles microcortes y pueden suministrar energía cuando se dan perturbaciones o fallos en la red principal.

En opinión de Pedro Sánchez, responsable del área de telecomunicaciones de Saft Baterías, "la tecnología que mejor se adapta para estas aplicaciones es el litio-ión, ya que cuenta con las siguientes peculiaridades: Se trata de un sistema de baterías integrado en un armario, y tiene reducidas dimensiones en espacio y peso. Además, tiene una alta densidad de energía, no necesita ningún mantenimiento y ofrece un buen rendimiento  tanto en baja como en alta temperatura ( -25ºC +60ºC)". Estas cualidades permiten operar en espacios a la intemperie durante largos periodos de tiempo.

La gama de baterías Intensium Flex trabaja de forma eficaz en aplicaciones como las microrredes o los sistemas de energía descentralizados, ofreciendo energía de reserva a la red principal. Tiene un diseño sin precedentes basados en módulos que aporta gran fexibilidad, alta capacidad y densidad de potencia.

 

Saft

shadow