PSOE y PP piden consenso político para conseguir el objetivo de 20% renovable

Imagen de energelia

Representantes de los dos partidos mayoritarios, PSOE y PP, coincidieron ayer en la necesidad de "un gran acuerdo nacional" en materia energética para que España pueda cumplir la directiva europea que exige que el 20% de la energía que se consuma en 2020 proceda de fuentes renovables.


EFE.
En estos términos se manifestaron el portavoz del PP en la Comisión de Industria del Congreso, Fernando Castelló, y el diputado socialista en el Parlamento cántabro Arturo Roiz, que participaron en un debate organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) para repasar el panorama energético español. Junto a los dos representantes políticos también estuvieron el director general del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), Juan Antonio Rubio, y la directora de Mercados y Prospectiva de Iberdrola Renovables, Ángeles Santamaría.

Todos ellos reconocieron que la política energética debe ser "una cuestión de Estado", por lo que no cabe el enfrentamiento político, sino que, en palabras de Castelló, "es absolutamente imprescindible lograr el acuerdo entre los partidos".

No obstante, según Castelló, alcanzar los objetivos de la Unión Europea (UE) pasa porque "el Gobierno se ponga las pilas" en materia energética, mientras que el diputado regional socialista denunció que en la legislatura anterior los populares no invirtieron "lo suficiente". Para el diputado popular, "los tres grandes objetivos" de la política energética en España han de ser conseguir la "garantía y calidad en el suministro", lograr la sostenibilidad medioambiental y reducir el coste "todo lo posible". Por su parte, Roiz resaltó el Plan de Energías Renovables y el Plan de Acción de Ahorro Energético aprobados en esta legislatura y que "salvan las insuficiencias del modelo anterior", aunque reconoció que está basado en el modelo del Gobierno de Aznar. Ambos políticos coincidieron en la necesidad de que el mix energético español sea "lo más amplio posible", sin descartar para ello ninguna tecnología energética.

En ello insistió también el director general del CIEMAT, quien puso el acento sobre la diversificación de fuentes de energía, según él, obligada, dado que España "es un país con pocos recursos energéticos", con una dependencia del exterior de un 85%. Rubio señaló que los objetivos marcados por la UE "son difíciles pero factibles" de cumplir y reiteró que "se requiere el máximo consenso político posible porque la política energética es a largo plazo". Añadió que "con la energía no conviene hacer demagogia" política y subrayó la necesidad de promover la investigación y el desarrollo en las nuevas tecnologías energéticas, si bien apuntó que "se han notado mucho las inversiones de los últimos años".

La directora de Mercados y Prospectiva de Iberdrola Renovables, Ángeles Santamaría, insistió en que las energías renovables tienen "un papel muy importante" dentro del mix energético, ya que cuentan con "un largo recorrido", por lo que apostó por ellas como fuente energética a largo plazo, aunque aclaró que tienen "el reto de la reducción de costes para que puedan ser viables". "Los tres pilares que deben definir la política energética", explicó, son la eficiencia "que lleve al ahorro", la seguridad en el suministro y la reducción de emisiones de CO2.

Sobre las negociaciones con la Comisión Europea para cumplir con las directrices comunitarias, Santamaría dijo que el Ejecutivo español debe entenderlas "más como una oportunidad que como un coste" y animó al Gobierno a que "siga por el camino del desarrollo de las energías renovables". En este punto, mencionó que España dispone de "grandes fabricantes" de energías renovables, entre las que destacó la eólica, por lo que el país "está ante la oportunidad de seguir creciendo y generando empleo".

shadow