Greenpeace pide a Zapatero el cierre de las centrales nucleares

Imagen de energelia

La organización ecologista ha emitido un comunicado en el que solicita al presidente del Gobierno avances legales sobre el cambio climático en el primer año de la nueva legislatura, que deben incluir el plan de cierre de las centrales nucleares, ya que son un "obstáculo para el despliegue a gran escala de las energías renovables y la eficiencia energética".

 

{xtypo_quote_right}No puede haber otros cuatro años más de dilacciones"{/xtypo_quote_right}

{xtypo_dropcap}E{/xtypo_dropcap}n el marco de la gestación del nuevo Gobierno socialista, Greenpeace pide al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que el próximo Ejecutivo dé la máxima prioridad a la lucha contra el cambio climático, y que, en ese contexto, "se apruebe en el primer año de legislatura una serie de normativas legales que permitan a España luchar eficazmente contra este grave problema". Para ello, explica Greenpeace, el Gobierno debe asumir de forma urgente objetivos concretos y ambiciosos sobre implantación de energías renovables y eficiencia energética y también "debe poner en marcha sin más dilación el prometido plan de cierre de las centrales nucleares, las cuales son un gran obstáculo para el despliegue a gran escala de las energías renovables".

 

En concreto, Greenpeace pide al PSOE que esa nueva legislación incluya los siguientes objetivos:

  • Un plan de cierre progresivo pero urgente de las centrales nucleares existentes, en el horizonte del 2015, con el cierre inmediato de la de Santa Mª de Garoña (Burgos), con graves problemas de seguridad.
  • Reducción del 20% como mínimo de la demanda de energía primaria con respecto a 2005 en 2020.
  • Contribución mínima de las energías renovables a la energía primaria del 30% en 2020 y del 80% en 2050.
  • Un 50% de contribución mínima de las energías renovables a la generación de electricidad en 2020 y del 100% en 2050.
  • Reducción real de emisiones de CO2 en 2020 con respecto a los niveles de 1990.

Para la organización ecologista, la viabilidad técnica y económica de un sistema de generación eléctrica basada al 100% en energías renovables, que permitiría luchar de forma eficaz contra el cambio climático al tiempo que se abandona la energía nuclear, "es un hecho ya comprobado científicamente". El informe Renovables 100%, del Instituto de Investigaciones Tecnológicas (IIT) de la Universidad Pontificia Comillas, encargado por Greenpeace, ha demostrado, en su opinión, mediante un profundo análisis técnico, que existen "numerosas combinaciones de las distintas tecnologías renovables (solar termoeléctrica, eólica terrestre, eólica marina, biomasa, solar fotovoltaica, hidroeléctrica, energía de las olas y geotérmica) que permitirían satisfacer al 100% la demanda eléctrica peninsular, las 24 horas del día, los 365 días del año, a un coste menor que el de un sistema basado en las tecnologías convencionales".

 

Juan López de Uralde, director ejecutivo de Greenpeace, pone de manifiesto su visión urgente sobre el tema en el cierre del comunicado: "El Gobierno socialista debe tomarse en serio el problema de la energía y pasar de las palabras a los hechos para cumplir sus compromisos. No puede haber otros cuatro años más de dilacciones".

shadow