Energía de las olas para dar electricidad a 6.000 viviendas

Imagen de energelia

La empresa Pipo Systems, con dirección fiscal y social en Galicia, pondrá en marcha en el segundo semestre de 2009 en la Costa da Morte un novedoso prototipo, denominado Pysis, que aprovecha la energía de las olas para dar electricidad a 6.000 viviendas.


Una de las ingenieras de la compañía, Elena Ibáñez, explicó a Europa Press que recientemente han finalizado la primera fase de experimentación con unos resultados excepcionales en la producción de esta energía, denominada undimotriz. "Ni nosotros esperábamos unos resultados tan buenos", reconoció.

Esta fase experimental se efectuó con un modelo similar al que se utilizará en la Costa da Morte, aunque reducido a escala 1/10. La empresa, que tiene sede en Galicia y Cataluña, trabajó en esta última comunidad para aprovechar un canal de experimentación hidrodinámico con el que no cuenta Galicia.

La plataforma energética funciona a tres niveles. En la superficie hay una serie de sistemas boyantes, que se conectan en un segundo nivel a unos depósitos invertidos sumergidos que cuentan con aire cautivo. El tercer nivel es otro depósito circular y central que trasvasa el aire y que requiere que la profundidad mínima a la que se sitúe el sistema sea de 70 metros.

Ubicación óptima
En la actualidad, la empresa se encuentra "analizando la ubicación óptima para situar el prototipo", para lo cual estudian su impacto medioambiental y socioeconómico, ya que no puede afectar a la actividad pesquera, militar o medioambiental. En todo caso, estará en la zona de la Costa da Morte, a una o dos millas de la costa y en un lugar con al menos 70 metros de profundidad.

Además de poder generar 19,8 gigawatios hora al año, el triple que otros sistemas de aprovechamiento de olas, el sistema también permitirá abordar otras transformaciones distintas a la eléctrica, tales como la destilación de 6.600 litros de agua anuales. "Y en un futuro, la producción de hidrógeno", según avanzó Elena Ibáñez.

El sistema puede funcionar a partir de olas de 30 centímetros y por cuestiones de seguridad estará limitado a olas de cinco o seis metros. Después de iniciarse en fase de pruebas en la Costa da Morte, el sistema puede adaptarse para "trabajar en cualquier parte del mundo".

shadow