Endesa y Acs desarrollarán con el Ayto de Madrid el plan de movilidad eléctrica en la capital

Imagen de arturo

endesa.jpegEl primer convenio de colaboración se firma hoy para el desarrollo del proyecto piloto demostrativo y promocional de la movilidad eléctrica en la ciudad de Madrid.

 

Endesa ya ha firmado también el plan para desarrollar puntos de recarga con el Ayuntamiento de Barcelona, y sólo queda pendiente Sevilla, la otra ciudad elegida por el Gobierno para la implantación del vehículo eléctrico en España.

Endesa y Cobra Gestión de Infraestructuras, del grupo ACS, han firmado hoy con el Ayuntamiento de Madrid, a través de la Fundación Movilidad, el primer convenio de colaboración para poner en marcha el proyecto Movele, el plan del Gobierno para implantar el vehículo eléctrico en España. El acuerdo consiste en la instalación y la gestión de una red de, al menos, 280 puntos de recarga de vehículos eléctricos en Madrid.

La iniciativa de Endesa y Cobra permite arrancar con una base sólida y comprometida las actuaciones de Madrid en el marco del proyecto Movele. Ambas empresas han coordinado desde hace seis meses con la Fundación Movilidad las actuaciones previas al despliegue que se ratifica hoy con la firma del acuerdo. De esta forma, Endesa y Cobra formarán parte de la oficina técnica de gestión del proyecto que estará bajo la dirección de la Fundación Movilidad de Madrid. El proyecto permitirá la incorporación de otras instituciones y empresas que decidan apostar por la movilidad eléctrica en la ciudad de Madrid.

El proyecto Movele está gestionado y coordinado por el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) y consiste en la introducción, a finales de 2010 y dentro de entornos urbanos, de vehículos eléctricos de diversas categorías, prestaciones y tecnologías, en un colectivo amplio de empresas, instituciones y particulares. Además, prevé la instalación de 546 puntos de recarga para estos vehículos en Madrid (280), Barcelona (191) y Sevilla (75).

El proyecto Movele cuenta con una dotación de 10 millones de euros que se destinarán a infraestructuras de recarga (15%); gestión, estudios y seguimiento (5%); y adquisición de vehículos (80%).

Los objetivos del plan son:

  • Demostrar la viabilidad técnica y energética de la movilidad eléctrica en los entornos urbanos, posicionando a España entre las escasas experiencias reales de demostración de las tecnologías de movilidad con energía eléctrica.
  • Activar dentro de las administraciones locales implicadas medidas impulsoras de este tipo de vehículos: infraestructura pública de recarga, reserva de plazas de aparcamiento, circulación por carriles bus-taxi, etc.
  • Implicar a empresas del sector privado en la introducción del vehículo eléctrico: empresas eléctricas, empresas de seguros y de financiación (renting), etc.

• Servir como base para la identificación e impulso de medidas normativas que favorezcan esta tecnología: medidas fiscales en la compra o uso de los vehículos, tarifas de suministro, modificación de normas que impidan su evolución (acceso a puntos de recarga en viviendas comunitarias, homologación), etc.

shadow