Ence inicia la tramitación de una nueva central de biomasa en Ciudad Real

Imagen de arturo

ence.jpg Ence ha iniciado la fase de solicitud de permisos para la construcción de una nueva planta de generación de energía renovable con biomasa en Ciudad Real.  Éste es uno de los nuevos proyectos de generación de energía renovable con biomasa que la empresa quiere desarrollar en España.

 

En este momento, Ence opera 180 MW en  plantas de generación de energía renovable con biomasa en España y otros 49 MW de cogeneración con gas, en sus fábricas de celulosa de Pontevedra, Navia -Asturias- y Huelva. Los 229 MW de potencia total instalada equivalen al consumo anual de energía eléctrica de 572.000 hogares (1.660.000 personas).

La empresa se encuentra embarcada en un importante proyecto para la construcción de nueve centrales nuevas y exclusivas de generación de energía con biomasa, basadas fundamentalmente en el desarrollo de cultivos energéticos como recurso natural para la generación de energía renovable. Estas nueve centrales, que Ence prevé desarrollar en España en los próximos ejercicios, tal y como anunció el consejero delegado de la compañía, Ignacio de Colmenares, en la Junta de Accionistas de Ence celebrada el pasado 29 de abril, incrementarían la potencia instalada con biomasa de la compañía en 210 MW más, que sirven para consolidar su liderazgo en el sector de las renovables con biomasa.

Con la puesta en marcha de estos 210 MW más de energía renovable con biomasa, Ence dejará de ser una empresa cíclica (sometida a los ciclos de los mercados internacionales de celulosa), obteniendo un EBITDA recurrente y sostenido.

Empleo, beneficios ambientales y energía renovable

La futura central de Ciudad Real tendrá una potencia instalada de 16,5 megavatios (MW) y supondrá una inversión estimada superior a los 25 millones de euros. La nueva central podría generar hasta 160 nuevos empleos directos, indirectos e inducidos, especialmente en el sector forestal y en el entorno rural.

Con esa potencia instalada, los 16,5 MW mencionados, una central de esas características puede generar energía eléctrica renovable suficiente como para abastecer de electricidad durante un año a una población de más de 40.000 hogares o, lo que es lo mismo, de casi 120.000 personas (2,9 habitantes por hogar, según estadísticas del INE).

La futura central generará energía 100 % renovable y tiene una fuerte componente de creación de empleo y riqueza. Expertos del sector calculan que la gestión de la biomasa es la energía renovable que más empleo crea, hasta el punto de que, por cada MW de potencia instalada, el impacto sobre la economía local se traduce en 20 nuevos empleos, entre directos, indirectos e inducidos.

La gestión de la biomasa incorpora, además, un efecto añadido positivo para el medio ambiente, ya que la materia prima fundamental de este tipo de centrales son los cultivos energéticos, cultivos de árboles de crecimiento rápido (en este caso, chopos) que, durante la fase de crecimiento, capturan grandes cantidades de CO2, lo que genera un impacto positivo en la lucha contra el cambio climático.

Además, otra de las fuentes energéticas de la central procedería de la limpieza de montes y la gestión de residuos forestales, lo que hace posible, según estudios realizados por expertos del sector,  la reducción de la extensión de los incendios forestales en un 70%.

 

Ence

shadow