Decimos que estamos dispuestos a un esfuerzo económico para salvaguardar el medio ambiente

Imagen de energelia

"La mitad de los españoles asumiría algún tipo de incremento en los precios de la energía, si se trata de energías renovables o biocarburantes, para luchar contra el calentamiento global", así lo expresa el estudio Percepciones y actitudes de los españoles hacia el calentamiento global, realizado por la Fundación BBVA.

 

{xtypo_dropcap}L{/xtypo_dropcap}a Fundación BBVA presentó ayer los resultados del Estudio Fundación BBVA sobre percepciones y actitudes de los españoles hacia el calentamiento global, que examina la percepción que tienen los ciudadanos sobre la importancia del fenómeno, sus causas y consecuencias y la capacidad de influencia de los individuos y de diferentes actores políticos y sociales para hacer frente a esta situación.

 

La información empírica ha sido obtenida a través de 2.000 entrevistas personales a población española de 15 años y más, y los trabajos de campo se llevaron a cabo entre el 8 de noviembre y el 14 de diciembre de 2008, explican desde la Fundación BBVA, además el diseño y análisis del estudio ha corrido a cargo de su Departamento de Estudios Sociales.

 

Buscando responsabilidades

Las conclusiones del estudio arrojan que el 86% de los entrevistados es consciente de la "responsabilidad de la actividad humana" respecto al calentamiento global, opinan que es un problema que depende en gran medida de sus hábitos y comportamientos individuales (le atribuyen un significativo efecto sobre el calentamiento global a un conjunto muy amplio de comportamientos entre los que destacan los ligados al transporte: viajar en automóvil, viajar en avión; y al consumo de energía: compra de electrodomésticos de alto consumo, consumo de calefacción en el hogar, utilización de bombillas incandescentes, etc.) , y que si no se hace algo ahora para luchar contra ello "las generaciones futuras vivirán en un mundo donde los recursos serán escasos". Cuando se cuestiona a los entrevistados sobre la responsabilidad por países, el consenso es amplísimo (un 68%): "Estados Unidos es el país que emite más gases contaminantes".

 

Buscando soluciones

En cuanto a las soluciones que se pueden tomar al respecto, el estudio pone de manifiesto que uno de cada dos españoles está convencidos de que se "puede actuar contra el calentamiento global a nivel individual y adoptar hábitos de vida respetuosos con el medio ambiente". Pero resulta significativa la proporción de ciudadanos (un 42%) que cree que no poseen información suficiente para actuar a nivel individual contra el calentamiento global.

 

{xtypo_quote_right}Un 81% cree que es necesario que exista un acuerdo internacional para luchar contra el calentamiento global{/xtypo_quote_right}

El 72% de la población presenta una alta disposición a introducir cambios en sus hábitos de vida para combatir el calentamiento global. En concreto, explica el estudio, "un 29% estaría dispuesto a pagar hasta 5 euros más en la factura de electricidad si la electricidad procediera de fuentes renovables, como la energía solar o la eólica, un 13% estaría dispuesto a un incremento de entre 6 y 10 euros y un 8%, a un incremento aún mayor". Por su parte, "un 31% de los usuarios de automóvil estarían dispuestos a pagar hasta 10 céntimos más por un litro de gasolina que estuviera mezclado con biocarburantes y que emitiera así menos gases contaminantes; un 10% estará dispuesto a pagar entre 11 y 20 céntimos más y un 7% aceptaría un incremento aún mayor".

 

El estudio especifica que el apoyo a diferentes iniciativas destinadas a combatir el calentamiento global que inciden en el gasto varía según la medida de que se trate. Cuando el impacto en términos de coste está ligado al comportamiento del usuario, suscita un alto nivel de aceptación: es el caso de “establecer diferentes tarifas de electricidad según el nivel de consumo” o “aplicar impuestos a los automóviles según su emisión de dióxido de carbono”. Pero otro tipo de iniciativas que no inciden en el gasto pero sí en el uso de algunos bienes o servicios, dividen en mayor medida las opiniones: es el caso de la “restricción en el uso del coche” (36% de acuerdo frente a un 43% en contra). Por último, iniciativas con un impacto directo en otros actores, como el imponer multas a las empresas que no reduzcan sus emisiones de dióxido de carbono, suscitan un alto nivel de acuerdo.

 

No obstante, los datos muestran que la gran mayoría de los españoles apuesta por acuerdos internacionales para luchar contra el calentamiento global: "81% cree que es necesario que exista un acuerdo internacional frente a apenas un 7% que opina que cada país debe establecer su propia estrategia".

shadow