Conclusiones de la Conferencia sobre Energía Solar de Bajo Coste

Imagen de energelia

Desde Global Energy, organizador del evento, resumen el contenido de las aportaciones de los expertos: "Los numerosos proyectos industriales puestos en marcha, sumados a los avances en eficiencia, hacen que la energía solar basada en tecnologías de bajo coste tenga el futuro asegurado. La energía solar basada en el silicio ya tiene alternativas viables".

 

{xtypo_dropcap}E{/xtypo_dropcap}l pasado 29 de enero se celebró en Sevilla la Conferencia Internacional sobre Energía Solar Bajo Coste organizada por Global Energy. El evento contó con la presencia de los expertos Bernhard Dimmler, director de I+D de Würth Solar; Karsten Otte, de la también multinacional alemana Solarion; Juan Bisquert, catedrático de la Universitat Jaume I, y Emily Giasone, gerente de materiales de Indium Corporation, y actuó como moderador de la jornada Hernán Miguez, investigador del CSIC en el Instituto de Materiales de Sevilla.

 

Todos los expertos estuvieron de acuerdo en que a la energía solar fotovoltaica basada en silicio solar todavía le queda una larga vida como líder del mercado, aunque las nuevas tecnologías de bajo coste irán introduciéndose con firmeza, sobre todo en los nichos de mercado donde por sus características son mucho más competitivas.

 

Mercado espacial y otros nichos

Uno de los nichos específicos para las tecnologías de bajo coste es el mercado espacial y aeronáutico. El peso es fundamental en esta industria y la ligereza de estas tecnologías propicia que sean muy adecuadas para proporcionar energía en aviones, satélites y estaciones espaciales.

 

Otros de los mercados interesantes para esta tecnología serían: la industria del automóvil, por la capacidad de adaptación a las formas con una estética uniforme y atractiva; y la industria electrónica y de consumo (industria textil, móviles, ordenadores portátiles, etc.).

 

Además, los expertos afirmaron en la Conferencia que estas nuevas tecnologías de bajo coste irán sustituyendo paulatinamente a la tradicional fotovoltaica, sobre todo en lo que se refiere a tejados de naves industriales.

 

Resumen de ponencias

La primera ponencia de la jornada fue la protagonizada por el director de I+D de Wurth Solar, filial del gigante alemán Wurth Group, Bernhard Dimmler. Würth Solar ha sido pionera en la utilización de técnicas de bajo coste, siendo la primera empresa en iniciar a nivel mundial la producción a gran escala de módulos solares Thin Film CIS (cobre, indio, selenio) en 2006. Durante su ponencia, Dimmler puso de manifiesto la gran apuesta industrial que se está produciendo con estas tecnologías de bajo coste, no sólo de su empresa, sino de múltiples compañías a nivel mundial. Afirmó que existen más de 130 compañías de producción, de las que 78 han anunciado planes para incrementar su capacidad productiva. Cree que la producción aumentará en aproximadamente un 30% anual hasta el año 2012.

 

Dimmler también destacó las ventajas productivas de los módulos Thin Film que pueden fabricarse en continuo y sobre múltiples soportes: cristal, papel, rollos metálicos, etc. Otras ventajas son su baja necesidad energética en su fabricación o su eficiencia, que, aunque debe mejorar, ronda el 20%. Por todo ello, el representante de Wurth Solar considera que las tecnologías Thin Film son, a día de hoy, más competitivas que el silicio cristalino.

 

La siguiente ponencia fue la del profesor Juan Bisquert, catedrático de Física Aplicada y director del Grupo de Dispositivos Fotovoltaicos y Optoelectrónicos de la Universitat Jaume I de Castelló. Bisquert también coordina el proyecto HOPE, que engloba a más de 12 centros de investigación con el objetivo de impulsar la investigación de tecnologías basadas en nanotecnología. Según el profesor, la utilización de nanotecnología consigue la fabricación de placas muy eficientes y delgadas con procesos productivos mucho más baratos.

 

Bisquert centró su ponencia en las células orgánicas, que ya alcanzan una eficiencia del 5% y con gran futuro por sus múltiples posibilidades en la industria del plástico, y en las dye‐sensitized solar cells (células solares del tipo sensibilizado por tinte). Éstas consiguen eficiencias cercanas al 10% y pueden ser películas coloreadas a voluntad o transparentes que permiten, por ejemplo, su colocación en ventanas. Entre sus ventajas destacar que consiguen la máxima potencia energética todos los días y durante todo el día, con baja dependencia de temperatura y ángulo de luz. Además, tienen bajos costes de fabricación tanto en su formato rígido como en el flexible. Bisquert destacó que está aumentando el interés de los inversores en estas tecnologías y que ya existen varias compañías que comercializan estos sistemas llave en mano.

 

Conocer el estado actual de las materias primas para las tecnologías CIS y CIGS era el objetivo de la presencia en esta Conferencia de Emily Giasone, gerente de materiales de Indium Corporation, que es la mayor procesadora mundial de indio para electrónica, semiconductores y energía solar. En opinión de la ponente los nuevos yacimientos localizados en varias partes del mundo garantizan futuros aumentos de producción de indio, asegurando el suministro.

 

La conclusión de la ponencia de Emily Giansone es que a largo plazo tanto el indio como el galio necesarios para estas tecnologías van a estar fácilmente disponibles a precios económicos para la industria de la energía solar, aún con volatilidades intermitentes debido a su posible demanda para otras industrias.

 

La conferencia se cerró con la ponencia del doctor Karsten Otte, representante de Solarion. Esta empresa alemana centra su producción en la tecnología CIGS, fabricando la célula fotovoltaica más ligera y flexible del mundo. El ponente destacó el bajo coste de su fabricación y las múltiples posibilidades de uso en mercados como el espacial, aeronáutico y del automóvil, además de en los ya tradicionales de la energía solar fotovoltaica. Las ventajas de la tecnología CIGS se resumen en una frase: "Las posibilidades son tantas que es más sencillo decir dónde no puede utilizarse que dónde sí puede aplicarse".

 

Fuente: Global Energy.

shadow