Aprobada la revisión del Plan de la Energía de Cataluña 2006-2015

Imagen de arturo

generalitat2.jpegEl documento incrementa los objetivos en materia de ahorro y eficiencia energética y energías renovables. La Generalitat acaba de aprobar la revisión del Plan de la Energía de Cataluña 2006-2015, el documento que guía la acción del gobierno autonómico en materia de política energética.

Según informa el ejecutivo catalán, la revisión, prevista por el propio Plan, ha permitido hacer un primer balance de su evolución, corregir las previsiones de acuerdo con el actual contexto económico, actualizar los objetivos y las estrategias del documento inicial e incorporar nuevas líneas de trabajo con el fin de avanzar hacia un sistema energético de baja intensidad energética y baja emisión de carbono.

La revisión se ha basado en una nueva prospectiva energética de Cataluña con el horizonte en el año 2030, elaborada por el Instituto Catalán de la Energía (ICAEN), y recoge las aportaciones hechas por el Grupo de Expertos en Energía constituido el año 2007. La Prospectiva Energética 2030 plantea diferentes escenarios posibles para la energía en Cataluña, estableciendo unos rasgos definitorios de la oferta -agotamiento de las energías de origen fósil, encarecimiento de los precios de la energía y necesidad de limitar las emisiones de CO2- y diseñando diversas estrategias para adaptarse Cataluña en este nuevo contexto. De todas las previsiones, se ha escogido actuar intensamente sobre la demanda para conseguir una economía de baja intensidad energética y baja emisión de carbono, y en la que se diversifica el mix energético, maximizando el peso de las energías renovables.

Energía y cambio climático

La importancia de la energía en el conjunto de emisiones de gases de efecto invernadero en Cataluña hace que las políticas energéticas sean claves para abordar la lucha contra el Cambio Climático en Cataluña. Así, las actuaciones establecidas en el Plan de la Energía de Cataluña 2006-2015 son el eje fundamental para alcanzar los objetivos establecidos en el Plan Marco de Mitigación del Cambio Climático en Catalunya 2008-2012, ya que el cumplimiento del Plan de la Energía supone el 83,5% de estos objetivos.

En este sentido, un primer balance del Plan de la Energía de Cataluña permite afirmar que la tendencia en el consumo de energía ha cambiado: se ha contenido la demanda de energía en pleno período de expansión económica. Esto ha permitido que la intensidad energética, es decir, el consumo de energía por unidad de PIB, se haya reducido un 2,5% anual en el periodo 2003-2007, cifra que ya supera las previsiones del plan inicial (1,74% anual).

En cuanto a las renovables, han seguido una evolución desigual. En conjunto, su peso en el balance energético se ha reducido hasta el 2,8% del total del año 2007, debido a los efectos de la sequía sobre la capacidad de producción hidroeléctrica del país. Así, aunque algunas tecnologías han superado las expectativas fijadas en el documento inicial -como la solar fotovoltaica, con 161 MW instalados en 2009 ante una previsión de 100 MW en el año 2015- y otras como la eólica se ajustan al ritmo previsto con el horizonte 2015, algunas fuentes energéticas no han seguido la evolución prevista, como es el caso de la biomasa o los residuos renovables.

Nuevos objetivos con horizonte al año 2015
Con estos datos sobre la mesa, el Plan ha redefinido algunas de las magnitudes fijadas como meta para el año 2015 en la edición original, y también ha puesto al día las estrategias para alcanzarlos. En cuanto a la demanda, se reduce la previsión de la demanda final un 16%, hasta los 15.097,8 ktep. En cuanto la oferta, en materia de electricidad, la producción se ajustará a la demanda y caerá un 16,9%, hasta los 59.302,6 GWh en el año 2015. Dentro de este apartado, el peso de las energías renovables crecerá desde el 23,5% del Plan original hasta el 28%.

 

Fuente Sostenible

shadow