Apoyo a la producción de girasol como cultivo energético

Imagen de energelia

Varias organizaciones agrarias e industrias extractoras firmaron el pasado lunes un acuerdo marco en Castilla-La Mancha, cuya finalidad, informa la Junta, es promover la producción de girasol en zonas tradicionales de la Comunidad Autónoma, así como la cooperación entre agricultores y empresas transformadoras de este cultivo con destino a energía.

 

{xtypo_dropcap}L{/xtypo_dropcap}a Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA), la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG-IR) y las industrias extractoras Olcesa, SOS Cuétara y Cargill España firmaron el pasado 31 de marzo, en presencia de la consejera de Agricultura de Castilla-La Mancha, Mercedes Gómez, un acuerdo marco para mantener y potenciar el cultivo del girasol y su destino como cultivo energético en la región, según informa la Consejería de Agricultura. 

 

El acuerdo, señala la Consejería, responde al interés común de promover la producción de girasol en zonas tradicionales de la Comunidad Autónoma por su marcado interés social y medioambiental, así como a las ventajas de la cooperación entre agricultores y empresas transformadoras de este cultivo con destino a energía.

 

Una alternativa para el campo castellano-manchego

Los cultivos energéticos suponen una alternativa para el campo en Castilla-La Mancha, donde lo extremado del clima y las limitaciones de disponibilidad de agua no hacen fácil encontrar cultivos que se adapten a estas condiciones y, además, sean rentables y competitivos en los mercados internacionales.

 

En la actualidad, según datos de la Junta, los cultivos energéticos en Castilla-La Mancha ocupan una superficie de 109.404 hectáreas, de las que el 78% está dedicado al cultivo de oleaginosas y el 22%, a cereales. El 98% de la superficie de oleaginosas para uso energético corresponde al cultivo del girasol, ocupando 83.399 hectáreas, es decir, el 61% de la superficie total nacional. Las empresas Olcesa, SOS Cuétara y Cargill España han aglutinado durante la campaña 2007-2008 el 80% de los contratos firmados para el girasol, representando el 89% de la superficie cultivada del mismo.

shadow