Abogan por el "frío solar" para reducir la dependencia eléctrica en la producción de frío

Imagen de energelia

La jefa de la Unidad de Eficiencia Energética de la Edificación del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnologías (CIEMAT), Rosario Heras, apuesta por el "frío solar" para la producción de frío durante los meses de verano y tacha de "gran paradoja" la dependencia energética española del exterior y el "poco" uso de energías renovables como el sol, el aire o la biomasa.

 

Hasta la fecha, el agua calentada mediante la energía procedente de los captadores solares "puede utilizarse para la ducha o la cocina", explicó ayer la investigadora, que apuntó que este uso "también" puede extenderse para "conseguir frío" con un proceso posterior con el que se genera el denominado "frío solar". La investigadora recordó que, si bien para conseguir calor se pueden utilizar "también" otras fuentes de energía como el gasóleo o el hidrógeno, en verano "la única fuente para el aire acondicionado" es la electricidad, y se remitió a los apagones sucedidos en Cataluña.

 

Heras hizo estas declaraciones en rueda de prensa con motivo del curso de formación del profesorado de enseñanza secundaria Fuentes de energía para el futuro que ella misma dirige durante esta semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

 

"Gran paradoja" española

La investigadora del CIEMAT lamentó que en España la energía no se "consuma" sino que se "derrocha". "Yo no hablo de pasar frío, sino de un nivel de confort coherente y lógico", recalcó, y apuntó que el "derroche" se hace con energía que se tiene que comprar fuera. Al respecto, apuntó que el nivel de autoabastecimiento energético en España es de un 20%. "El 80% de la energía que usamos lo tenemos que traer de fuera", recalcó. Heras consideró esta situación como la "gran paradoja española". "Derrochamos mucha energía que no tenemos y utilizamos muy poco las energías renovables", lamentó, y se refirió a la existencia en España de fuentes energéticas como el sol, el aire o la biomasa.

 

En consecuencia, valoró la celebración del curso para profesores de enseñanza secundaria. "Hay que empezar a mentalizar a los alumnos" sobre los problemas del consumo energético, aseveró. Añadió que "habrá que hablar también a la universidad, a los padres y a la sociedad en general".

 

Por su parte, el presidente de la Asociación Española del Hidrógeno-INTA, Antonio González García-Conde, recordó el "problema" del agotamiento de los recursos fósiles. "Necesitamos combustibles y el petróleo se nos acaba", enfatizó. En ese sentido, abogó por el uso del hidrógeno como un combustible "que no emite absolutamente nada de contaminación", si bien matizó que en el proceso de producción del hidrógeno, sí se produce algo de contaminación. Por eso, apuntó la posibilidad de que este proceso no contamine, "por ejemplo, con la utilización del agua o las energías renovables", y consideró el hidrógeno como un fuente de energía que se "constituye como medio de almacenamiento" del resto de las energías renovables.

 (Europa Press)

shadow