Ence-Energía y Celulosa invierte 160 millones de euros en dos plantas de biomasa en Castilla y León

Imagen de energelia

El Diario Oficial de Castilla y León ha publicado recientemente la formulación, por parte de la Junta, de la Autorización Ambiental Integrada a la futura planta de energía renovable con biomasa de Ence en Melgar de Fernamental (Burgos). La publicación de la Autorización Ambiental Integrada de esta futura nueva planta de energía renovable es un paso fundamental para consolidar el proyecto de construcción de la primera planta de Ence-Energía y Celulosa en Castilla y León.

La futura planta de energía renovable con biomasa de Ence en Melgar de Fernamental tendrá una potencia instalada de 20 MW, suficientes para atender la demanda de energía eléctrica de una población de 145.000 personas durante un año. La planta de Melgar generará energía 100 % renovable y tiene una fuerte componente de generación de empleo y riqueza en su entorno.

La gestión de la biomasa para convertirla en energía renovable hacen de ella la materia prima que más empleo crea, hasta el punto de que, por cada MW de potencia instalada, el impacto sobre la economía local se traduce en una media de 19 nuevos empleos, entre directos, indirectos e inducidos, fundamentalmente forestales y que desarrollan su actividad en el ámbito rural, lo que contribuye a la dinamización de esas zonas.

Ence va a destinar a la construcción de la planta de Melgar de Fernamental (Burgos) una inversión industrial de unos 65 millones de euros, a la que se añade la inversión forestal en cultivos energéticos.

Desde este momento, Ence-Energía y Celulosa continúa con la actividad de desarrollo de la planta, que culminará con el Registro de la instalación en el Ministerio de Industria y el cierre de la financiación con algunas de las más importantes entidades financieras españolas.

El Plan de Energía Renovable 2010-2015 de Ence-Energía y Celulosa

La Autorización Ambiental Integrada de la futura planta de Melgar de Fernamental es un paso determinante en la consecución de los objetivos marcados en el Plan de Energía Renovable 2010-2015 de la compañía. Este Plan contempla la promoción de 210 MW de potencia adicional en plantas de energía renovable con biomasa, lo que supone duplicar la actual potencia instalada, de 180 MW.

El desarrollo completo de esta línea de negocio supondrá unos ingresos adicionales de 225 millones de euros anuales y un EBITDA recurrente adicional de 80 millones de euros cada año.

En la actualidad, la ejecución del Plan se encuentra en el siguiente estado:

   1.- Desde el punto de vista industrial:

     Objetivo: Construcción de 9 plantas de energía renovable con biomasa

 

  • En construcción la planta de Huelva, tras el cierre de la financiación;
  • En fase de finalización, los cierres de financiación de las plantas de 20 MW cada una de Mérida (Extremadura) y Melgar de Fernamental (Burgos). Las dos plantas cuentan ya con Autorización Ambiental Integrada
  • En desarrollo de trámites administrativos, permisos, autorizaciones ambientales,… tres plantas más, una de ellas en Castilla y León, en concreto en el municipio de Villaturiel (León).
  • En proyecto, tres plantas más.

 

   2.- Desde el punto de vista forestal, de desarrollo de cultivos energéticos asociados a la actividad de las futuras        plantas:

       Objetivo: Captar, gestionar, cultivar, cuidar y cosechar cultivos energéticos en un total de 40.000 hectáreas

  • Ya se gestionan 17.000 hectáreas, lo que supone que ya se encuentra en promoción casi el 42% del Plan. Ence, además, gestiona 114.000 hectáreas de cultivos forestales de eucalipto para producción de celulosa.

Modelo de negocio

El esquema de trabajo de Ence se basa en la definición de proyectos ‘clones’: un modelo uniforme de contratación, construcción y operación de plantas gemelas de 20 MW de potencia cada una. El objetivo de este modelo de construcción de ‘plantas clones’ es la optimización de las inversiones y la reducción de los gastos de operación y mantenimiento de las plantas cuando éstas ya estén en funcionamiento.

La base de este desarrollo es la capacidad tecnológica de Ence en la selección del árbol, su reproducción y mejora, su cultivo y cosecha automatizada. Con ello, Ence se asegura un combustible regular y competitivo. Además, lo produce en campos donde se cultivaba, por ejemplo, tabaco, especie menos eficiente en el consumo de agua que el eucalipto o el chopo.

El Plan de Energía de Ence-Energía y Celulosa, en Castilla y León

Con la publicación, por parte de la Junta, de la Autorización Ambiental Integrada de la planta de Melgar de Fernamental (Burgos), Ence-Energía y Celulosa convierte a Castilla y León en estratégica para su actividad de generación de energía renovable con biomasa. La planta de Melgar comenzará su construcción en el primer semestre de 2012. La segunda de las plantas de energía renovable con biomasa es la de Villaturiel, León, planta que se encuentra en pleno proceso de promoción, que podría culminar durante el primer semestre de 2013.

Las cifras más relevantes del Plan de Energía Renovable de Ence en Castilla y León son las siguientes:

  •  Plantas en promoción         

    2: Melgar de Fernamental (Burgos) y Villaturiel (León)

  •  Inversiones totales

Las dos plantas de biomasa de Ence-Energía y Celulosa en Castilla y León precisarán de una inversión industrial de 130 millones de euros y una inversión forestal, en cultivos energéticos, del entorno de 30 millones de euros. En total, en Castilla y León, 160 millones de euros.

  •  Potencia total

20 MW de potencia instalada cada una, 40 MW de potencia instalada total, que generarán 320.000 MW-hora/año de electricidad, lo que equivale al consumo eléctrico de unas 290.000 personas cada año

  • Empleo que se generará

400 empleos directos, de los cuales 40 serán empleos industriales y 360 se dedicarán a la actividad agrícola-forestal, en zonas rurales que se benefician del aumento de la riqueza local. Adicionalmente, la gestión de estas plantas permitirá, según expertos del sector, generar otros 360 empleos inducidos.

Las dos nuevas plantas de Ence en Castilla y León contribuirán, pues, a la creación de empleo estable para  un total de 760 personas.

  • Incendios

La gestión ordenada de las superficies de cultivos forestales hace posible una reducción del riesgo de incendios en la zona. Además, una parte de la biomasa que se utilizará en las nuevas plantas procederá de la recogida de residuos forestales, muchos de los cuales tendrán como origen la limpieza de montes, lo que redunda en una reducción del riesgo de incendios en zonas de interés paisajístico y natural. Expertos del sector señalan que la gestión de la biomasa permite reducir hasta en un 70% el riesgo de incendios.

Ence

 

shadow