¿Qué debe saber un cliente interesado en un proyecto de biomasa?

Imagen de energelia

Los biocombustibles sólidos y las calderas de combustión, representan un binomio necesario e inseparable, para proporcionar energía térmica en cualquier proceso, ya sea industrial o residencial. En el todavía joven y no obstante incipiente mercado de la biomasa  se ha originado una amplia desinformación y desorientación en los clientes potenciales debido a la falta de formación de comerciales, instaladores y empresas. Esto por desgracia para el sector  es normal en mercados no muy maduros y el español está aún en empezando. Es indispensable que el mercado objetivo tenga la seguridad que detrás de la biomasa existe toda una industria en plena expansión y que hay profesionales, tecnologías y combustibles fiables al 100%.

 
Es bueno que el mercado y los clientes potenciales conozcan que:

  • Aunque casi todo se puede quemar, no todas las tecnologías son apropiadas para determinados biocombustibles, y por lo tanto cualquier estudio debe partir de la solución de la primera incógnita, ¿Qué quiero o es más viable quemar?, para después resolver la segunda ¿Qué tecnología se adapta mejor a ese biocombustible, y a mis necesidades energéticas?
  • Cada combustible se comporta de manera diferente, y por lo tanto, hay que saber que además del precio por Tonelada, hay que evaluar el poder calorífico del material en base húmeda (la real de suministro), sus contenidos en cloro o azufre, su contenido en cenizas y su temperatura de fusión de las mismas. Estos parámetros influirán en aspectos tan relevantes como :
  1. Coste real del biocombustible en euros/Mwh por kg o tonelada de combustible
  2. Costes de operación y mantenimiento de la instalación
  3. Vida útil de la caldera
  •  Que además de la caldera y el combustible, hay una serie de cuestiones no menos importantes y que constituyen los “periféricos” de la instalación como: la capacidad de almacenamiento de combustible, el sistema de alimentación de la caldera, los sistemas de seguridad de la caldera, la eliminación de partículas en suspensión de la salida de humos y los sistemas de limpieza de cenizas, etc…

Por lo expresado recomendamos que desconfíe de:

  •  Quien no le de respuesta técnica solvente en cuanto a los pasos a dar ante cualquier propuesta técnica: 1º) definición del biocombustible a emplear, 2º) elección de la caldera de acuerdo a las necesidades del cliente y 3º) solución de todos los periféricos a cualquier instalación.
  •  Quien no sea capaz de dar y garantizar toda la información básica del combustible: humedad, granulometría, PCI en base húmeda de suministro, contenidos en cloro, azufre o cenizas, etc. Estas parametrizaciones deberían ir avaladas por laboratorio independiente competente e incorporarse a las ofertas de suministro si no queremos sorpresas desagradables.
  •  Quien no pueda garantizar adecuadamente el suministro de combustible y sus condiciones.


Luis Solsona Pérez, innotec

shadow