APPA reclama al gobierno que fije los porcentajes del uso de biocarburantes

Imagen de arturo

appa.jpgCuando quedan apenas tres meses para acabar el año, el Gobierno aún no ha fijado los porcentajes de las obligaciones de uso de biocarburantes en España para 2011 y años sucesivos, siendo la obligación existente en 2010 (5,83%) la última vigente. 

APPA Biocarburantes viene reclamando desde hace tiempo el fin de esta
incertidumbre regulatoria mediante la concreción, en primer lugar,  de
la obligación de biocarburantes del 7% (en contenido energético) para
2011, prevista en el Plan de Ahorro y Eficiencia Energética 2008-2011
aprobado por el Gobierno hace dos años.

La obligación debería elevarse al 7,5% (en contenido energético) en 2012 como paso previo para que los biocarburantes pudieran llegar en 2013 a sustituir el 10%, en términos energéticos, de las gasolinas y gasóleos de automoción en España. Estos ambiciosos objetivos medioambientales serían factibles si el Gobierno adoptase un conjunto de medidas que viene proponiendo APPA para aumentar  el consumo de biocarburantes, como serían la obligación de las estaciones de servicio de contar con un surtidor de venta de biocarburantes puros o en  mezclas elevadas con carburantes fósiles, y el establecimiento de incentivos en los impuestos de matriculación y tenencia de coches que utilicen estos carburantes renovables.

"Este tipo de medidas son imprescindibles para romper el círculo vicioso que actualmente atenaza el crecimiento de los biocarburantes puros y en mezclas elevadas en España", asegura Roderic Miralles, Presidente de APPA Biocarburantes. Por un lado, las grandes petroleras, que dominan el mercado de la distribución de carburantes en España, siguen sin querer comercializar en su gasolineras mezclas elevadas de biocarburantes -como serían, por ejemplo, el E851 o el B302-. Por otro lado, la gran mayoría de los fabricantes de automóviles mantienen una actitud poco constructiva que dificulta el uso de algunas de estas mezclas, llegando incluso algunos de ellos -por ejemplo, el grupo Audi-Volskwagen- a poner en España etiquetas absurdas de "No biodiésel" en la tapa del depósito.

El círculo vicioso: vehículos y gasolineras
El ejemplo más paradigmático de esta situación es el que afecta al consumo de  E85 en España. Aunque todas las marcas fabrican en el mundo versiones flexibles (FFV) de sus modelos más populares -con motores capaces de funcionar indistintamente con gasolina o con E85 y que representan casi el 90% de todas las ventas de coches en países como Brasil- en España sólo algunos fabricantes comercializan estas versiones -Ford, Saab, Volvo y Audi, básicamente-, con una ventas acumuladas en España de sólo 6.500 vehículos desde 2006.

A la limitada oferta de vehículos se suma el hecho de que no existen más de una veintena de surtidores de E85 en todo el país y de que las ventajas medioambientales de este tipo de automóviles no tienen ningún tipo de reconocimiento fiscal en los impuestos que gravan la compra y tenencia de vehículos.

Por el contrario, resulta paradójico que existan paralelamente cerca de 500 gasolineras de toda España -el 6% de las totales- que comercializan biodiésel en mezclas elevadas desde hace varios años sin ningún problema, pese a que la mayoría de los fabricantes de automóviles ponen trabas a su utilización en sus motores sin justificación técnica suficiente. 

 

Más información Appa

shadow