APPA no responsabiliza a los biocarburantes de la subida del precio de los cereales

Imagen de energelia

Según la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA), atribuir a los productores de biocarburantes la subida "no es fruto de la casualidad y parece algo organizado", según indicó el director general de la organización, Manuel Bustos.

 

APPA dio ayer una rueda de prensa para presentar el informe Biocarburantes y desarrollo sostenible. Mitos y realidades, de cuyas conclusiones se conoce su opinión ante la postura de algunos sectores de la economía de que la producción de los biocarburantes sea la causa de la subida del precio de los cereales y de los alimentos. Según la asociación, esto se debe a un desequilibrio entre oferta y demanda. El presidente de APPA, Roderic Miralles, recalcó que la responsabilidad de los biocarburantes ha sido "limitada" y que su impacto futuro también será moderado.

 

Además, Miralles puso de manifiesto que en 2006 en la Unión Europea menos del 1% de toda la producción de cereales se destinó a la producción de bioetanol, porcentaje que "sólo" aumentará al 1,6% en 2007 y que será del 5% en España. En el caso del biodiésel, sólo el 20% del incremento experimentado por el consumo mundial de aceites entre 2004 y 2007 se ha debido a este tipo de biocarburantes.

 

Para APPA, responsabilizar a los productores de biocarburantes de la subida "no es fruto de la casualidad y parece algo organizado", según indicó Manuel Bustos, director general de la organización, quien afirmó que este aumento de precios unido a factores como la entrada de biodiésel subvencionado en EE. UU. provoca una situación "crítica" para esta industria.

 

En este sentido, se refirió al hecho de que las plantas productivas existentes y los proyectos ya en marcha abren, producen, paralizan su actividad o abandonan en función del desarrollo del mercado.

 

Causas del aumento de precios

El informe apunta como causas principales de este desequilibrio: las menores cosechas de los principales productores mundiales por incidencias climatológicas, la creciente demanda de países emergentes como China e India y la especulación financiera en los mercados internacionales de cereales. A lo que considera hay que añadir: la obligación de mantener un porcentaje de tierras de retiradas de cultivo y la reducción de las cuotas de producción lechera impuestas a los ganaderos.

 

Asimismo, pronostica que la producción de cereales prevista en la UE para 2020 será más que suficiente para cubrir la demanda comunitaria incluyendo los necesarios para cumplir el 70% del objetivo de bioetanol.

 

Sobre la sostenibilidad de los biocarburantes, también resalta que en España reducen las emisiones de efecto invernadero en hasta un 88% por cada kilómetro recogido, que tendrán beneficios significativos en la seguridad alimentaria y energética de países en vías en desarrollo, así como en el uso de la tierra o la biodiversidad.

shadow